proceso traductor

Proceso traductor - Fran ANAYA (Traductor)
A B C D E F G H I J K L M N O P R S T Ü W

Proceso mental que permite transmitir un texto formulado en una lengua, utilizando los medios de otra lengua. Consta de tres procesos básicos: comprensión, desverbalización (fase no verbal) y reexpresión.

En la fase de comprensión o análisis, se decodifica el sentido del texto original, considerando el campo, modo y tenor y estableciendo las unidades de sentido (a nivel de palabra, frase o incluso una o más oraciones).  Hasta aquí el traductor funciona aproximadamente del mismo modo que el lector monolingüe.  En la fase de desverbalización o representación semántica el traductor conforma en su cabeza un mapa semántico (de significados) independiente de las relaciones gramaticales tanto de la lengua de partida como de la lengua de llegada.  En la fase de reexpresión o síntesis el mapa semántico se vierte en la lengua de partida teniendo en cuenta, además de los rasgos puramente semánticos, el género literario o textual, el contexto, las reglas gramaticales, las convenciones estilísticas, etc. Ciertos autores, como Delisle o Bell, añaden una fase más a la traducción cuando se realiza exclusivamente por escrito: la verificación o revisión.

Estas fases son de índole recursiva y no necesariamente sucesivas, es decir, el traductor puede volver a desentrañar el sentido del texto origen, una vez que ha recodificado el sentido en la lengua traducida.  En él se producen procesos controlados y no controlados, y que requiere procesos de identificación y resolución de problemas, aplicación de estrategias y toma de decisiones.

Complejidad del proceso al traducir

Aunque este proceso podría parecer simple a primera vista, se esconde tras él una operación cognitiva compleja.​ Para decodificar el sentido completo del texto origen, el traductor tiene que interpretar y analizar todas sus características de forma consciente y metódica. Este proceso requiere un conocimiento profundo de la gramática, semántica, sintaxis y frases hechas o similares de la lengua origen, así como de la cultura de sus hablantes.​ El traductor debe contar también con estos conocimientos para recodificar el sentido en la lengua traducida. De hecho, estos suelen ser más importantes y, por tanto, más profundos que los de la lengua origen. De ahí que la mayoría de los traductores traduzcan a su lengua materna. Además, es esencial que los traductores conozcan el área que se está tratando.​ En algunos tipos de textos, no es infrecuente la intraducibilidad como problema (caso de varios poemas).

 

Traductor de Libros

frantraductor

Traductor de Libros & Lingüista

LEE, LEE...